Saltar al contenido

┬íHasta el curso que viene! ­čĄŚ

Ema├║s de repente se queda en silencio. No hay gritos de alegr├şa, no hay m├║sica infantil de fondo, no hay ni palmas ni canciones. No hay corros de la patata ni olor a comida reci├ęn hecha. No hay invasi├│n del patio ni fichas de vocabulario ni abrazos a las profes.

Ema├║s de repente se va de vacaciones y ya espera el inicio del pr├│ximo curso. Las sillas y las mesas quedan perfectamente alineadas, todos los juguetes recogidos, las mascotas en buenas manos.

Ema├║s de repente echa la vista atr├ís y recuerda lo dif├şcil que ha sido este a├▒o. Empez├│ con incertidumbre, con nuevas normas, sin saber cu├índo habr├şa que parar. Pero pocas cosas tan poderosas como el af├ín de aprender -y el af├ín de ense├▒ar-. Los peque├▒os se acostumbraron a las tomas de temperatura, al gel hidroalcoh├│lico, a tener que robar caricias casi en secreto.

Ya es momento de que Ema├║s mire hacia delante, hacia unas muy merecidas vacaciones y hacia el mes de septiembre, cuando volver├í a cobrar vida. El patio, mientras tanto, se queda solo con el piar de los p├íjaros y el eco de los besos y las bonitas palabras de despedida a los mayores, que dijeron hasta luego a una familia de la que nunca dejar├ín de formar parte ┬íOs queremos y os echaremos mucho de menos! ÔŁĄ´ŞĆ

Comparte esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el bot├│n Aceptar, acepta el uso de estas tecnolog├şas y el procesamiento de tus datos para estos prop├│sitos. M├ís informaci├│n
Privacidad